Productos

Tenote
Cuerdas dinámicasCuerdas estáticasSpeleo y barranquismoAccesoriosMerch

King Cobra – Libre escalada bigwall en Alaska

1.10.2019

Llegamos a Alaska debido a la cumbre de Kichatna Spires (2.342 m), atraídos por un sueño con murallas del tamaño de El Capitán encaramadas en glaciares distantes. Vivir en una pared con suministros para una semana, trepando en onsight en las grietas de una pared empinada y bajo el sol de medianoche.

Alastair sube con jumar a la cima por cuerdas fijas

Pero la reputación de Kichatna por el mal tiempo era cierta. Después de cuatro días en Talkeetna y esperando un ventanal pasajero con buen tiempo, nuestra paciencia se agotó y nos creamos un nuevo plan.

Ya una hora más tarde volaba con nosotros Paul Roderick, de un servicio de taxi aéreo en Talkeetna en dirección a Ruth Gorge Valley. Nuestros ojos se iluminaron cuando las ventanas de nuestro pequeño avión Otter se cubrieron con las paredes de granito. Aparecieron el Monte Barrill y el famoso Pilar Cobra. Casi 1000 metros de granito escarpado cubierto de nieve con gran potencial para un nuevo trayecto.

Llegamos al mediodía y el clima era perfecto, así que nos pusimos con las manos a la obra de inmediato. Como dos equipos de dos miembros, nos turnamos después de doce horas para desplazar continuamente nuestras cuerdas usando la eterna luz del día en la culminación del verano de Alaska.

Primero, Dan Joll y Kim Ladiges empacaron sus trineos y se dispusieron a encontrar un nuevo trayecto en la pared, a la derecha de Cobra Pillar. Mientras tanto, John Price y yo establecimos el campamento base en el glaciar.

Con el teleobjetivo de John, vimos a Dan y Kim hacer sus primeros tramos. En el transcurso en que nuestros caminos se cruzaron en el glaciar durante el relevo, alrededor de las tres de la mañana, una bolsa con suministros de unos respetables 120 metros ya estaba colgada en la pared.

John y yo subimos con jumar el material, calentándonos muy bien para la siguiente hermosa grieta.

Después del amanecer, el calor del sol calentó un parche de nieve en la parte superior, enviándonos avalanchas de barro que caían en cascada a lo largo de la pared desagradablemente cerca de nuestro camino. Seguimos con temor, pero al final me detuvo un terreno en muy mal estado, que no tenía nada que ver con un granito de calidad.

Durante el siguiente cambio de turno, Kim logró pasar este crítico lugar de dificultades M7. Pero este horrible pasaje lo enojó de lo bueno.

Dan y Kim suben bajo las murallas del monte Barrill

Así que Kim lo logró y con la ayuda de un péndulo de cuerda se balanceó hacia un nuevo sistema de grietas lejos a la izquierda. En doce horas, dos trayectos y realmente dificultosos.

Pero ahora nos enfocamos en encontrar un lugar para instalar nuestro primer "campamento portátil", así que desde el día siguiente, John y yo cargamos laboriosamente los suministros para 7 días al estante de paradas de descanso.

Mientras tanto, en el campamento base, Dan y Kim observaron con horror cómo el deslizamiento de tierra se soltaba desde arriba y se dirigía directamente hacia John y hacia mi.

Miré hacia arriba para ver un río de nieve húmedo rodando sobre el saliente de roca que esperábamos que nos protegiera. Apreté mi cuerpo contra la roca. El puré de nieve rodó sobre nosotros, empapados hasta la piel. La avalancha se calmó con alivio, afortunadamente sin trozos de roca o hielo. Nos escapamos por un pelo.

La radio crepitó en el bolsillo de mi camisa. Era Dan:

"Chicos, ¿pueden oírme?"

"Sí ... Ambos estamos bien."

"Bien ... creo que superaremos esta mala calidad del material. Lo peor es que están directamente en la línea de fuego, no se arriesguen ".


Recogí más nieve de la capucha de mi chaqueta.

"¿Me estás diciendo ... que nos larguemos de aquí?"

Ese día nos tomó diez horas tirando y cinco horas de descenso mientras navegábamos por un laberinto de rápel y de travesías con sacos de 80 kg colgando de nuestros amarres.

Después de cuatro días de esfuerzo, ésto parecía un nuevo fracaso y además necesitábamos un descanso. La luz del día eterna causó confusión en las horas de nuestro cuerpo.

Era obvio que el único trozo de montaña relativamente seguro era el pilar central, que pensamos que era el clásico "Pilar Cobra".

En nuestra salida apresurada de Talkeetna, solo teníamos una foto borrosa de la pared que mostraba la línea del camino, sin nombres, sin señales, el resto dejado para la especulación.

Kim disfruta de una hermosa grieta "al puño"

Decididos escalar un terreno virgen de calidad en lugar de trepar hacia arriba por el camino actual con un estilo técnico bigwall, comenzamos a buscar oportunidades nuevamente y esperábamos encontrar un trayecto hacia las megagrietas que conduzcan al pilar. John comenzó a escalar por nuestra línea propuesta y descubrió una buena peña con una divertida subida de 5.10, lo que nos confirmaba que habíamos comenzado en  "Cobra Pillar".

Así que giramos a la derecha desde la gran cueva de abajo. Kim vio la posibilidad de pasar por un travesaño para acceder a un nuevo sistema de grietas. Laboriosamente y principalmente de forma manual taladró un  tensor y fue capaz  de seguir adelante en la pared. 

Cuando logró alcanzar la ancha grieta y miró hacia arriba, no podía creer lo que había descubierto. Un trayecto tras el otro de un sistema continuo de grietas y fisuras.

Una roca de cinco y seis pulgadas de ancho se elevaba hacia arriba. Kim se encontraba en el cielo. Subió muchos tramos con una forma de escalar increíble, tan buena como  en nuestra Tasmania. Fue una escalada de la más alta calidad que cualquiera de nosotros haya encontrado en las montañas.

Para nuestra satisfacción también nos benefició que descubrimos una serie de junquillos para la fabricación del campamento. Al día siguiente, trabajamos juntos los cuatro para poder levantar cargas pesadas y establecer el portal principal de nuestro campamento - 350 metros en la pared. Ahora estábamos listos para subir a la cima del pilar.

Pero los mareos que había sufrido John esa noche se intensificaron repentinamente y requirieron realizar una misión de evacuación nocturna. Afortunadamente, nuestras cinco cuerdas atadas en conjunto alcanzaron el glaciar y John pudo volar a la ciudad al día siguiente.

Con Kim y Dan agotados por socorrer a John durante toda la noche, tomé yo la iniciativa para el día siguiente. Y así siguió el "trayecto con un tensor" descrito anteriormente, que resultó ser uno de los recuerdos más intensos de la pared que quedaron grabados en mi memoria.

He adquirido una nueva experiencia de lo que es descubrir una escalada maravillosa en su estado puramente natural.

Con la ayuda de la sabiduría de mis amigos, pude ser capaz de descubrir grietas del ancho de una mano, otras del ancho de un dedo y liberarlas de sus peligrosos bloques y de sus piedras sueltas con un martillo y un cepillo de alambre a mano.

Kim Ladiges puncea una hermosa grieta "a estilo rana" sobre el valle de Ruth Gorge

La idea de que esto pudiera convertirse en un verdadero estilo clásico nos impulsó en nuestra escalada. Después de haber escalado en muchas zonas populares de escalada de granito, pensamos seriamente que esta ruta incluía una de las mejores escaladas alpinas del mundo. ¿Dónde más puedes encontrar 15 trayectos sólidos de escalada conjunta 5.10-5.11 apilados uno encima del otro, en las montañas, donde cada uno de ellos podría convertirse en un clásico de la escalada en roca?

Las cuerdas ya están fijadas en lo alto, finalmente ha llegado la hora de intentar llegar a la cima. Arriba nos unimos de nuevo al sendero Cobra Pillar con su sensacional pilar superior arqueado. Cambiamos al modo alpino y simultáneamente comenzamos a escalar un terreno más suave.

O eso por lo menos pensábamos. Kim nos condujo a través de grietas cada vez más húmedas empapadas por el derretimiento desde la parte superior. Nuestros peores temores se han confirmado: llegamos a principios de temporada, demasiado pronto para llegar a la cima con seguridad.cccc

Foto del equipo en Talkeetna

A medida que nos acercamos al último tramo técnico, la mala calidad de la nieve sobre nosotros resultó ser evidente. Amenazó con desprenderse en cualquier momento.

La decisión de descender fue dolorosa pero simple. Sólo había doscientos metros de terreno suave pero muy peligroso entre nosotros y la cima. Como escaladores, todos tenemos un fuerte deseo de estar en la cima, pero también regresamos rápidamente cuando las condiciones dictan lo contrario.

Llegamos al campamento del portal alrededor de las cinco de la mañana para encontrar nuestra comida devastada por los cuervos. Fue exactamente lo mismo en el campamento de abajo.

Afortunadamente, nuestro propio cuervo de Denali ya ha aterrizado, listo para sacarnos de nuestra miseria glacial y regresar al mundo de los vivos.

Vistas al valle de Ruth Gorge


Material
- Dos cuerdas de 60m lana Tendon Lowe 8.4 para el ascenso
 
- Un juego doble de friends desde 0,1-6, triples 0,4-0,75
- Microcuñas - cuñas normales


Text: Alastair McDowell

Photo credit: John Price, Daniel Joll/NZA





Hodnocení:

Hodnotit může pouze přihlášený uživatel..
Tento článek zatím nebyl hodnocen.

Komentáře (0)

U tohoto článku není žádný komentář.

Komentáře může vkládat pouze přihlášený uživatel.

© ARSYLINE 2021
Advertencia
Cerrar
Enviar la demanda

Con el envío del formulario usted acepta las reglas sobre la protección de los datos personales.

Cerrar
Hodnocení

Vaše hodnocení bylo úspěšně uloženo.

Cerrar
Iniciar sesión

Con el envío del formulario usted acepta las reglas sobre la protección de los datos personales.

Cerrar